Qian Hongyan, entrenaba cuatro horas al día para ganar una medalla para su país en los juegos paralímpicos. Su increíble éxito la ha convertido en una celebridad en su país pero sobre todo, en una fuente de inspiración para todo el mundo.