Cada vez que alguien dona sangre, salva hasta cinco vidas. Donar sangre es totalmente voluntario, no existe ninguna obligación, se hace por el simple hecho de ayudar a las personas que lo necesiten.