Los síntomas del hígado graso no alcohólico como enfermedad  hepática o esteatosis hepática no alcohólica (EHGNA), implican la acumulación de grasa en las células del hígado, inflamado el órgano,  pudiendo provocar una cicatrización y daño irreversible, como la cirrosis e insuficiencia hepática similar a la adquirida con el consumo excesivo de alcohol.

Esta enfermedad afecta de forma silenciosa prácticamente a un tercio de la población mundial.  Según la Asociación Mexicana de Gastroenterología y de la Asociación Mexicana de Hepatología, en nuestro país su prevalencia podría superar al 50%.

Este padecimiento afecta especialmente a las personas entre 40 y 59 años, con alto riesgo de enfermedades cardíacas debido a factores como:

·        Obesidad

·        Diabetes tipo 2

·        Síndrome metabólico

·        Aumento de grasa abdominal

·        Escasa capacidad para consumir insulina

·        Presión arterial alta

·        Altos niveles de triglicéridos

Dichos factores estimulan el deposito de grasa actuando como toxina en las células del hígado, provocando una inflamación y acumulación de tejido cicatrical (fibrosis).

SÍNTOMAS

Usualmente no se suelen presentar signos ni síntomas, sin embargo cuando lo hacen pueden incluir: Aumento del hígado, fatiga, dolor en la zona superior derecha del abdomen.

En caso de presentar signos de esteatosis y cirrosis los síntomas incluyen: Aumento del pecho en varones, vasos sanguíneos dilatados debajo de la piel, hinchazón abdominal, bazo dilatado, palmas rojas, color amarillento en ojos y piel.

En caso de sospecha de padecer hígado graso tu médico podría ordenar análisis de sangre para evaluar la función hepática, incluyendo pruebas para las enzimas hepáticas ALT y AST, también es recomendable realizarse chequeos de triglicéridos, glucosa y colesterol. 

Recuerda que si tienes duda acerca de los análisis o deseas realizar alguna cotización puedes comunicarte con tu sucursal Biottek más cercana al 01 (800) 701-5572.